domingo, 13 de enero de 2013

Drama por un bebe secuestrado

Lo que produce es tristeza escuchar en las noticias que hay personas que son capaz de robar a un indefenso, dulce y recién nacido bebe. ¿Qué pasará por la mente de alguien cuando decide romper el vinculo de la madre y su bebe para beneficios propios? ¿Cómo alguien puede hacer tanto daño personal y mental a una persona que después de haber cargado durante nueve meses a una criatura indefensa, viva y pequeña, la tiene en sus manos y de la noche a la mañana sufre la desgracia del secuestro, la incertidumbre y pánico?

En que ha caído este mundo. En que ha caído la sociedad ciega y destructora de valores que alguna vez le pertenecieron al ser Humano. Hace pocos minutos en un canal de televisión hacían una pregunta que recogía todas estas situaciones de secuestro de recién nacidos y es que cuando ya tienen al bebe sano y salvo ¿cuál castigo se le debe dar a las personas que hacen este tipo de actos? ¿Puede acaso haber un castigo para estas acciones, un castigo que compense los días de incertidumbre y las noches de insomnio que pedían a gritos de silencio una respuesta positiva ante estos hechos?

En estos días fue esa pobre bebe que gracias a Dios ya goza del calor de su madre. Pero el mundo cuantas madres deben vivir el mismo flagelo de la incertidumbre por no saber donde están sus hijos, y no solo bebes, sino niños, jóvenes y adultos que han desaparecido y en casa una madre espera en el silencio y el sufrimiento una respuesta que sane tan mal trago amargo. 

Imagen tomada de opisantacruz.com.ar

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada